Embarazo-postparto

Embarazo-postparto

Embarazo y postparto son dos etapas inolvidables para toda mujer que las haya vivido. Ambas se caracterizan por la ilusión e incertidumbre que supone para la pareja ampliar la familia con la llegada de una nueva vida. Además, a la futura mamá se le suma también el mar de emociones debido al tsunami hormonal que está experimentando. Por todo eso, esta fase de la vida puede empoderarnos a la larga pero también hacernos sentir en ocasiones frágiles y vulnerables, pues realmente sí se necesitan unos cuidados nutricionales específicos para que la salud de bebé y mamá esté protegida. En este recorrido, la mamá tiene la particularidad de vivirlo sobre todo todo dentro de sí y el papá mayormente desde fuera, apoyado a la madre y a la vida que se abre paso.

¿Cuánta importancia tiene la alimentación en el embarazo y postparto?

Mucha. Y ya no desde el embarazo, sino desde antes en la búsqueda. Es esencial que nuestra nutrición sea buena tanto en la mujer como en el hombre desde que empezamos a buscarlo, pues eso apoyará en la calidad del tejido reproductivo para que el embarazo pueda darse de una manera más segura y sin riesgos. Después, ya durante el embarazo, embrión-feto y mamá son uno mismo. Y esa es una vivencia potente y un regalo para ambos. La cantidad y la calidad nutricional que le llega al bebé a través de la alimentación de la mamá va a ser esencial para que:

-El desarrollo del embrión y feto sea óptimo.

-Evolucione adecuadamente en las diferentes etapas gestacionales, nazca y crezca sano tanto física como mentalmente.

-La salud de la mamá a nivel fisiológico y psicológico esté bien cuidada.

-El embarazo llegue a término de la mejor manera posible.

-La lactancia pueda establecerse de una manera natural, sin las complicaciones debidas, por ejemplo, a un nacimiento prematuro.

-Los riesgos en la salud futura de la mamá y bebé sean menores.

Por otra parte, durante el postparto, la mamá se entrega totalmente al bebé, al servicio de su bienestar en todos los sentidos. La lactancia materna tiene muchísimos beneficios para ambos y también es un gasto energético continuo, por lo que la madre debe nutrirse de una manera adecuada. Sin embargo, tanto si la lactancia es materna como de fórmula por las razones que sean, la mamá (el papá dado el caso) deberá alimentarse de una manera suficiente y de calidad para poder sobrellevar las demandas que conlleva cuidar de su bebé.

¿En qué puedo acompañarte?

  • Informándoos de las vitaminas esenciales a tener en cuenta durante la búsqueda de embarazo para que cuando acontezca la esperada fecundación el bebé empiece a formarse correctamente.
  • En la mejora de vuestra alimentación desde la búsqueda (futura mamá y papá) para que el embarazo pueda darse más saludable y seguro.
  • En la alimentación durante el embarazo para que la nutrición sea suficiente y de calidad, evitando complicaciones como la diabetes gestacional o la preclamsia y otros problemas serios por exceso o bajo peso durante el embarazo.
  • En la alimentación durante el postparto revisando que la nutrición que le llega a vuestras células (sobre todo a las de mamá) sea la adecuada para la fase vital en la que os encontráis.

¿Cuántas consultas son necesarias?

El número de consultas dependerá de la personas y circunstancias específicas.

Normalmente suelen ser más continuadas al principio y se van espaciando con el tiempo.

¿Qué coste tienen las consultas?

La primera consulta de valoración son 70 euros. Se realiza una entrevista larga de unos 90 minutos y se le hace entrega a la persona de un informe nutricional.

Las siguientes consultas de 60 minutos en las que se valoramos cómo va el proceso y observamos si hay algo a modificar tienen un coste de 50 euros.

Finalmente, las últimas sesiones finales de revisión de 30-40 minutos tienen un coste de 30 euros.

¿Son solo presenciales o también online?

Las consultas pueden ser presenciales o online, así que da igual dónde estéis mientras tengáis un dispositivo con el que os podáis conectar.